__________EL ÚLTIMO LUSTRO
__________Curaduría: David Flores Hora y Luis Lama

Artistas: Iosu Aramburu, Nereida Apaza Mamani, Esther Bartolo, Rudolph Castro, Wendy Castro, Raúl Chuquimia, Iris Díaz, Isabel Guerrero, Joan Jiménez, Koening Johnson, Arturo Kameya, Claudia Martínez, Carlos Eduardo Risco y Gianine Tabja.
Sala Luis Miró Quesada Garland, Municipalidad de Miraflores, Lima. 2 de Marzo a 7 de Abril de 2011.
Texto de Luis Lama.
Registro de la exposición e inauguración, 2 de marzo de 2011.
Sesión de fotos Sala Luis Miró Quesada Garland por Musuk Nolte.
Publicación "El último lustro".
Menciones en prensa:
Cabrera, Jaime. (2 de abril de 2011). Sala con nuevos aires. Perú21, p. 19.
Otero, Diego. (17 de marzo de 2011). Sala Miró Quesada. Cosas (464), p. 126.
Pérez, Ailen. (24 de febrero de 2011). Eterno retorno. Caretas (2169), pp. 60-61.
Román, Élida. (9 de marzo de 2011). Perú en Lima. El Comercio, p. C8.
Vallejo S. Miguel Ángel. (27 de febrero de 2011). Paso a la juventud. El Peruano, p. 16.
Villar Campos, Alberto. (2 de marzo de 2011). La fotografía del arte joven. El Comercio, p. C2.
Exposición miraflorina. (31 de marzo de 2011). El Comercio, p. C15.
Sala experimental. (17 de marzo de 2011). Ellos & ellas (310), p. 24.
__________

__________El último lustro. Reinicio de la Sala Luis Miró Quesada Garland
__________David Flores Hora

Quince audaces propuestas evidencian el devenir crítico de la plástica peruana de los últimos cinco años. En “El Último Lustro” artistas de diferentes ciudades del Perú plantean un ejercicio donde la experimentación es el hilo conductor de toda la exposición.

Esta muestra, de la Sala Luis Miró Quesada Garland, evidencia el carácter de apertura y riesgo que se abordará a lo largo de las próximas exposiciones. Se trata de una sala de exhibición y de una apuesta por confrontar del arte peruano.

Lejos de la endogamia limeña, este proyecto inaugura un ciclo de diálogo entre Lima y otras ciudades. La valiosa asistencia curatorial de Ángela Delgado Valdivia en Arequipa y de Bertha Palao en Trujillo, han hecho posible este agudo intercambio de experiencias. La curaduría implicó un intenso trabajo de búsqueda y contacto con artistas a lo largo del Perú, lo cual se refleja en esta selección que presentamos y que pone a esta sala como plataforma de un importante cuestionamiento para cada artista y las dinámicas que se generan a partir de esta exhibición.

Planteamientos tradicionales y recurrentes academicismos es el horizonte de sentido en muchas escuelas profesionales de arte en el país. Frente a esto, ¿qué espacio tiene en el circuito cultural peruano propuestas experimentales y abiertamente críticas? Indudablemente, la mayoría de proyectos que forman parte de esta muestra difícilmente puedan ser parte de un tímido y condescendiente mercado del arte peruano. Es así que los artistas aquí presentes estructuran un discurso en extremo peligroso.

Las Bienales de Lima, hacia fines de los noventas, fueron plataformas que difundieron el interés de muchos artistas peruanos por nuevos hábitos de creación. El cubo blanco hermético quedó atrás, se dio paso a proyectos que involucraron el espacio, dinámicas sociales y relaciones. Formas de trabajo que fueron consolidadas con eventos como el Festival de Video Arte y otras alternativas independientes. Las obras presentadas aquí forman parte de un proceso y un diálogo abierto para cada artista, para esta sala y para un distrito tan pequeño pero con tanta tradición cultural como Miraflores.

Las temáticas son muy variadas: críticas al intenso consumismo por el que atraviesa el país, planteamientos a partir de la arquitectura y su deconstrucción, objetos intervenidos que evidencian un carga política y una coyuntura, reflexiones sobre género y el papel de la mujer en la sociedad actual, cuestionamientos al crecimiento desmedido de la ciudad, reciclajes como estrategia de supervivencia, entre otras, son algunos de los temas que se evidencian a partir de esta contundente exposición. Las Instalaciones, ambientaciones y fotografías intervenidas, inundan y desbordan simultáneamente los ambientes de la Sala Luis Miró Quesada Garland y el Centro Cultural Ricardo palma.

La exposición “El Último Lustro” será el proyecto inicial en cada uno de los próximos años de programación. Esta política establecida por la Sala Luis Miró Quesada Garland busca poner en evidencia proyectos experimentales y de gran carga conceptual llevados a cabo por jóvenes artistas.

Indudablemente, algo está pasando en el arte peruano. La intención crítica y la ebullición de estas inquietantes obras así lo confirman. Es así que esta exposición es una toma de pulso del desborde de la plástica peruana. Se trata de rotundas propuestas, y las implícitas intencionalidades, de jóvenes creadores de algunas ciudades del Perú.
__________
Agradecimientos: Ángela Delgado (Arequipa), Bertha Palao (Trujillo), Rubén Ramos, Luis Oquéliz, Ada Panduro, Fernando Prieto, Ivette Cáceres, Daniel Barclay, Augusto Ibañez, Diego Lama, Olfer Leonardo, Juan Peralta y Lucía Reátegui.
__________